Roma en 4 días

Cuánta razón tenía aquel que dijo que Roma no se hizo en un día…y es que yo he necesitado 4 para poder verla, y aun así me ha sabido a poco.

El primer día hice un tour de casi 3 horas con la empresa EnRoma, en el que pude ver y saber un poco más sobre la historia del Foro Romano, el Palatino y el famoso Coliseo, a cada cual más bonito que el anterior. En la siguiente foto os muestro las vistas que había desde el Palatino.

Cuando finalizó el tour ya era la hora de comer, por lo que el guía me recomendó un sitio de toda la vida, cercano al Coliseo, al que poder ir. Puesto que era mi primer día en Roma, no pude resistir la tentación de pedir pasta a la boloñesa y no defraudó, seguido de unas salchichas con patatas que estaban bastante ricas. El restaurante, “Luzzi”,  no era nada del otro mundo, pero para el precio que tenía, no estaba nada mal.

Esa tarde la empleé en recorrerme la via dei fori imperiali, llena de ruinas, entre ellas el Foro di Augusto, Foro Traiano o el Foro di Cesare. También visité el Altar de la Patria, en el que se encuentra el famoso monumento a Vittorio Emanuele II, y desde el que se ve toda la ciudad.

Foro di Cesare
Altar de la patria

Segundo día

Ese día lo empleé para ver lo que realmente hace que te enamores de Roma, sus calles y sus plazas con fuentes. Iba callejeando cuando de repente me crucé de pleno con la Fontana di Trevi, y al contrario de lo que me habían dicho antes de ir, me pareció enorme y preciosa, eso sí, no pretendas ser la única persona que quiere sacarse una foto, porque lo cierto es que estaba abarrotada de gente dispuesta a conseguir una.

Fontana di Trevi

La plaza Navona, las escaleras de la plaza España, la vía del Corso (repleta de tiendas), o el majestuoso Panteón de Agripa son algunos de los lugares imprescindibles que hay que ver.

Panteón de Agripa

Tercer día

No podéis iros de Roma sin dedicar una mañana o una tarde al barrio con más encanto de todo Roma, el Trastevere. Repleto de bares y trattorias con terraza y lucecitas en las fachadas, que tienen ese algo especial. No hay mejor plan a media tarde que perderte por sus calles llenas de adoquines y sentarte en una terraza para tomarte una birra moretti o un delicioso café italiano. Para terminar el día, yo os aconsejo cenar en Otello y pedir pasta carbonara o a la boloñesa con albóndigas, eso sí, id con hambre porque las raciones son grandes…

Cuarto día

Imprescindible dedicar un día al Vaticano e imprescindible coger entradas anticipadas por la web para evitar interminables colas. De todas las opciones que existen, yo recomiendo comprar vía online la entrada que incluye el acceso tanto a la Capilla Sixtina como a la Basílica de San Pedro, además de a los Museos Vaticanos, con visita guiada por 38€ (duración de 3 horas), que es la más completa.

5 cosas que tienes que hacer sí o sí en Roma:

-Comerte un “gelato” de la heladería Pompi, sentada/o en las escaleras de la plaza España

-Perderte por sus calles llenas de adoquines y fachadas de película

-Pedir un trozo de pizza “al taglio” (al peso). Yo os recomiendo la de Pizza Trilussa

-Hacer algún tour, ya sea gratuito o pagando, para conocer un poco más sobre la historia de Roma

-Bajar por la via del Campidoglio hasta llegar a la via Monte Tarpeo, desde donde se ve desde las alturas todo el Foro Romano

Sitios donde comer:

Grazia & Graziella

Otello

La buca di Ripetta (raciones pequeñas pero ahí comí la mejor carbonara de todas)

Luzzi

Tonnarello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *